Dos nuevas máquinas para acabar con los chicles : Gumpak, Mochilas autónomas para la eliminación de chicles (Distribuidor exclusivo para España y Portugal)

2d6ad621a08d567196b04f6932939bbb_L

GuadaQué,
11/07/2013

Ver la noticia original

Trabajadores de CESPA han demostrado cómo se limpian los chicles con estas nuevas máquinas que ha adquirido la empresa y que pueden limpiar hasta 1.000 chicles a la hora. Trabajadores de CESPA han demostrado cómo se limpian los chicles con estas nuevas máquinas que ha adquirido la empresa y que pueden limpiar hasta 1.000 chicles a la hora.

El Ayuntamiento de Guadalajara y CESPA harán una campaña de limpieza intensiva de chicles pegados a las vías en 50.000 metros cuadrados de la ciudad.

Hay tres residuos que son los que más abundan en la ciudad de Guadalajara: pipas, cigarrillos y chicles. Los dos primeros pueden recogerse con la barredora, pero los chicles no, y se quedan mucho tiempo afeando la vía o “se lo lleva el viandante pegado al zapato y se enfada” apuntaba Antonio Román, alcalde de Guadalajara, que presentaba la nueva campaña de limpieza viaria para retirar chicles de las calles y que actuará sobre 50.000 metros cuadrados.

El concejal de Limpieza, Francisco Úbeda, acompañaba al alcalde arriacense en la presentación de esta campaña para tratar de eliminar del pavimento de Guadalajara el chicle que los ciudadanos tiran al suelo. “Dejan manchas que tienen un difícil y costoso tratamiento y que afean la ciudad” justificaba Román.

Recordaba que, hace seis años, el equipo de Gobierno se propuso mejorar la imagen de Guadalajara, que fuera más limpia. “Creo que se ha conseguido y no porque tengamos una varita mágica, sino porque se ha dotado de medios para tener una ciudad más limpia” indicaba el alcalde.

Recordó las campañas de sensibilización que han llevado a cabo e indicaba que se ha perseguido a los que de forma deliberada ensucian la ciudad (graffitis y excrementos de perro). “Esto ha dado resultado, tanto interior, apreciándolo entre los vecinos como exteriormente, al haber conseguido la Escoba de Plata primero y la de Oro después, que reconocen que el Ayuntamiento hace todo lo posible por tener una ciudad más limpia” manifestaba Román.

En lo que respecta a la limpieza de chicles, el alcalde recordaba que “hace algunos años, hicimos la campaña de limpieza que parecían “cazafantasmas”, pero era muy caro, aunque dio buen resultado”.

Ahora, van a realizar una campaña más estable en el tiempo. CESPA ha adquirido dos máquinas específicas para limpiar este tipo de residuos que consta de una mochila con una batería recargable de 12 voltios, una botella ecológica con la solución especial para eliminar los chicles y el aerosol.

“La combinación de presión, calor y el vapor produce que el chicle sea eliminado en 3 segundos y permite eliminar 1.000 chicles por hora, siendo mucho más eficiente que otras técnicas que se habían aplicado hasta el momento” relataba Román.

Informaba de que este verano se hará una campaña de choque sobre 50.000 metros cuadrados de la ciudad, en las zonas más afectadas. La empresa determinará por dónde se efectuará la campaña. Una vez finalice, se mantendrá la limpieza estable. Lo ha propuesto la empresa por lo que, no supondrá más gasto al Ayuntamiento de Guadalajara.

Estrategias de limpieza

Román destacaba que ésta es una de las estrategias de limpieza que está llevando a cabo CESPA. Comenzaron con la campaña de limpieza integral de los barrios. “Ahora, los vecinos de los barrios ya la conocen por la información en medios y la publicidad del Ayuntamiento y así, quedan los barrios más limpios”.

El alcalde también enumeró la campaña de limpieza de graffitis en toda la ciudad, “no está como la patena, pero las pintadas han disminuido de manera notable. En unas 48 horas desde que se da el aviso de que hay una pintada, ésta se retira”. También, recordó las campañas de sensibilización como “Guadalajara limpia” o la de reciclado de Ecoembes. Además, indicó que está funcionando bien la Línea Verde para recibir las demandas de limpieza de los vecinos.

En cuanto a la campaña de excrementos caninos, reconocía Román que aún no se ha logrado el objetivo. “Hasta que los propietarios de mascotas no se conciencien no podremos llegar al objetivo querido. Hay muchas denuncias de 100 euros a los dueños de perros, pero no disminuye el número. Hay que seguir con la concienciación” declaraba el regidor.

Por eso, insistía en que no es más limpia la ciudad que más se limpia, sino la que menos se ensucia, por eso, pedía que los que coman chicles que los tiren a las papeleras y no al suelo, para mantener la ciudad más limpia. “Sería la mejor manera de evitar que este molesto residuo quedara pegado a la calle” comentaba.